domingo, 10 de enero de 2016

Cava & Chocolate Bundt Cake

  Pues ya han pasado las fiestas y aquí estamos de nuevo. ¡Qué ganas tenía de estrenar este molde  que me trajeron los Reyes Magos!  Así que de inmediato me puse a pensar recetas y aprovechando que había sobrado cava de estos días y  que nosotros no somos de mucho beber, pues a emplearlo en este bundt que veis.



 Es curioso esto del blog, a veces me pregunto por qué sigo escribiendo y enseñando las recetas que preparo. El caso es que supone esfuerzo, me gusta esmerarme en las fotos aunque no sea ninguna experta, me encanta estar a la última en cuanto a menaje se refiere para presentar los pasteles de la mejor manera posible, por otro lado siempre ando rebuscando y pensando en recetas nuevas, también hay que sentarse y escribirlas, etc...

  Total, que empleo unos recursos en el blog que a veces me pregunto que con qué fin. No me doy publicidad entre otras cosas porque no me dedico a ésto y no la necesito. Reconocimiento???, pues tampoco, cada vez hay  menos comentarios, no sólo en este blog, yo que soy seguidora de muchos lo observo, quitando a alguno de los más punteros, el resto no recibe excesivos comentarios, de hecho todos reciben menos.


  Así que entiendo que después del boom de blogs que surgieron hace unos años, la cosa haya venido a menos, y no es que no surjan nuevos, que surgen, pero se han quedado muchos en el camino. Hay montones que no publican desde hace años, que siguen habiendo a patadas, pues también, pero hay tantos abandonos..., que ya digo, que lo entiendo, pero da pena que tantas compañeras blogueras hayan decidido no seguir.


  El caso es que me gusta, me encanta cocinar, la repostería creativa me chifla, y escribir en este blog pues sigue suponiendo una terapia para mis migrañas y neuralgias, que afortunadamente ahora son mucho menos frecuentes. Cuando lo necesito, desfogo y me quedo la mar de a gusto. Y por eso sigo aquí, porque lo disfruto y punto.


  Ingredientes:

* 500 gr. de harina para todo uso.
* 2 cucharaditas de polvo de hornear.
* 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 75 gr. de cacao en polvo.
* 2 tazas de azúcar moreno ( yo he utilizado dark brown sugar, pero vale el azúcar moreno normal de siempre).
* 4 huevos grandes.
* 250 ml. de aceite de girasol.
* 300 ml. de cava.



  Preparación:

- Pre-calentamos el horno a 160ºC y engrasamos nuestro molde, yo tengo costumbre de hacerlo con spray desmoldante, pero igual podéis hacerlo con mantequilla y harina.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico y el caco en polvo. Reservamos.

- Ahora echamos los huevos al vaso de la batidora y los batimos ligeramente.

- Agregamos el azúcar, el aceite y el cava y mezclamos a velocidad media, hasta que queden todos los ingredientes bien integrados.

- Añadimos en este momento los ingredientes secos y volvemos a batir a velocidad media, hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 60 minutos, para comprobar la cocción, como siempre, insertamos un palillo y si sale limpio, pues ya está perfectamente hecho.

- Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde unos minutos antes de desmoldar. Una vez desmoldado transferimos a una rejilla para dejar que  se enfríe por completo.

- Yo después le he añadido glaseados de vainilla y chocolate, pero eso ya a vuestro gusto.


  Pues por hoy ya está. Yo seguiré por aquí como siempre, con mi pequeña aportación. Muchos besotes.

domingo, 3 de enero de 2016

Roscón de Reyes de Tiramisú

  Ya estamos con la nueva receta para este año. Cómo me gusta probar cada Navidad con un nuevo sabor para el Roscón, eso sí, siempre ando un poco acongojada dándole vueltas a si va a salir o no. Me da miedo que al introducir esos ingredientes la masa no leve, o el resultado no sea el esperado  y no haya quien se lo coma.


  El caso es que de momento va saliendo bien, así que el año que no salga pues seguramente no haya Roscón para el blog. Antes me agobiaba mucho con estas cosas, que si llegaba tal fecha y no tenía nada apropiado para publicar y encima sin tiempo. Ahora me lo tomo con mucha más tranquilidad, si sale, pues estupendo, y si no sale, bueno, me fastidia mucho, pero no pasa de ahí.


  Pero bueno, ese es otro tema al que le he estado dando vueltas últimamente, aunque hoy no es el momento de contaros mis pensamientos. Hoy es el día de presentaros este Roscón de Tiramisú. que por qué de Tiramisú??? Pues porque es un postre muy habitual en muchos hogares en Navidad, y me pareció muy propio, la verdad es que tampoco es que hayan fluido las ideas como si se tratara de un manantial. Se me ocurrió éste y me dije, pues éste.


  El resultado ha encantado en casa, el sabor del Roscón con el café y el Amaretto resulta muy intenso y deja el regustilllo en la boca. veréis que la capa de nata es tremenda, pero es que quería que como en el Tiramisú de verdad hubiera una buena cantidad de crema, para darle esta firmeza decidí mezclarlo con nata montada (de la vegetal, eso sí, porque tiene que tener fuerza para aguantar la crema de Tiramisú y que no se venga abajo). Y no penséis que no es apto para niños, a mis hijos les ha parecido fantástico, y además el alcohol se evapora.


  Ingredientes:

  Para el pre-fermento:

* 90 gr. de harina de fuerza.
* 60 gr. de leche.
* 5 gr. de levadura fresca de panadería.

  Para la masa:

* 120 gr. de azúcar ultrafina (o caster sugar).
* 15 gr. de café soluble.
* 80 gr. de leche.
* 60 gr. de mantequilla.
* 2 huevos.
* 20 gr. de levadura fresca de panadería.
* 15 gr. de pasta de vainilla.
* 40 gr. de Amaretto.
* 340 gr. de harina de fuerza.
* Una pizca de sal.

  Para decorar:

* Huevo batido.
* Almendras laminadas.
* Azúcar glas (para espolvorear).
* Caco en polvo (para espolvorear).

  Para el relleno:

* 250 gr. de queso crema ( Mascarpone o en su defecto tipo Philadelphia).
* 250 ml. de nata vegetal.
* 2 huevos.
* 1/4 de taza de azúcar.
* Una pizca de sal.


 Preparación:

  Del pre-fermento:

- Echamos los ingredientes en el vaso, programando 1 minuto en velocidad espiga.

- Ponemos esa masa en un bol, dejándola fermentar al menos durante 3 horas, o bien la metemos en el frigo tapasa con film transparente hasta el día siguiente (yo hice ésto último).

  De la masa:

- En el vaso de la Thermomix ponemos el azúcar y el café, y lo pulverizamos programando 30 segundos, velocidad 5-10. Retiramos y reservamos.

- Ahora vertemos la leche, junto con  el Amaretto y la pasta de vainilla, y programamos 5 minutos, 90ºC y velocidad cuchara. Dejamos que temple un poco.

- Una vez que haya templado un poco, agregamos el azúcar con café pulverizados, el resto de los ingredientes y el prefermento, y programamos 30 segundos, velocidad 6.

- Podemos seguir amasando en el mismo vaso programando 3 minutos, velocidad espiga. Pero llegados a este punto, yo prefiero amasar en la batidora-amasadora a velocidad máxima durante unos 7-10 minutos, hasta que adquiera una consistencia elástica.

- Lo dejamos levar durante un par de horas. Yo para dejarlo leudar, tengo la costumbre de meterlo en el horno a una temperatura bajita (30-40ºC).

- Recordad que tras dejarlo leudar, debemos sacar el aire, amasándolo un poco, con un par de minutos en la batidora-amasadora nos basta. También se puede hacer en la Thermomix, a velocidad espiga.

- Ahora le damos forma, lo pintamos con el huevo batido y lo dejamos leudar otro par de horas.

- Lo  pintamos de nuevo con el huevo batido y le rociamos las almendras laminadas.

- Y lo metemos en el horno pre-calentado a 200ºC, durante 17 minutos. Yo me pongo la alarma a los 10 minutillos para darle la vuelta, yo no lo he necesitado, pero si veis que se tuesta demasiado por arriba cubrid con papel de aluminio, y bajad la temperatura a 180ºC.

- Yo para rematar le he espolvoreado azúcar glas y cacao en polvo.


  Del relleno:

- Separamos las claras de las yemas.

- En el bol de la batidora agregamos el azúcar a las yemas y batimos a velocidad media hasta que la mezcla sea esponjosa y adquiera un color pálido.

- Por otro lado montamos las claras junto con  la pizca de sal, hasta que quede lo más firme que podamos.

- Ahora incorporamos las claras a la mezcla de las yemas con el azúcar, con movimientos suaves y envolventes con nuestra lengua pastelera.

- Montamos la nata vegetal con la batidora de varillas, y cuando esté bien firme, añadimos la crema de tiramisú, sin dejar de batir, hasta que quede todo bien integrado.


  En fin, que este año ya está, el año que viene Dios dirá. Han salido dos Roscones, pero he congelado uno para dejarlo para el mismo Día de Reyes, para que siga tierno y fresco, sólo tendré que sacarlo la noche antes y rellenarlo ese mismo día, os lo cuento  por si os parece buena idea.

  Sólo me queda desear que los Reyes Magos este año sean generosos con todos, con los que se lo merecen más y con los que se lo merecen menos, porque al fin y al cabo todos, grandes y pequeños vivimos con ilusión esa noche mágica ¿verdad?. Muchísimos besotes.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Turrón and Choux cake

  Pues no quería dejar de despediros el año y desearos lo mejor para el que entra, aunque sé que muy probablemente no lo leeréis hoy porque suele ser una tarde ajetreada con los preparativos. Yo misma en un rato tendré que empezar a preparar el cordero para meterlo en el horno.


  Así que como no quería dejar pasar la oportunidad os enseño el postre con el que diremos adiós a este año. Sólo os puedo decir que es una verdadera delicia. Ya había preparado esta masa choux con esta crema de turrón pero en ecclairs pequeñitos, pero de pronto se me ocurrió que quedaría preciosa una tarta con esta presentación.


  Y creo que no me equivocaba, no me digáis que no queda bonita. Es una tarta sencilla de hacer que no requiere ni mucha elaboración ni mucho horneado. En este caso, al contrario que con la anterior tarta el corte es complicado, sobre todo por la capa de glaseado que le he puesto encima que al endurecer lo hace más difícil, lo más bonito es verla por fuera. así sin tocarla...jajaja


  Pero no creáis, que aunque el corte no sea el más bonito, no repercute en nada a su sabor, que es una maravilla. Así que os paso la receta por si os apetece hacerla en alguna ocasión.


Ingredientes:

  Para la masa:

* 250 ml. de agua.
* 100 gr. de mantequilla.
* Una pizca de sal.
* 200 gr. de harina.
* 5 huevos.

  Para el relleno:

* 250 ml. de nata vegetal fría.
* Una tableta de turrón del blando.


  Preparación:

  De la masa:

- En la thermomix colocamos el agua, la sal y la mantequilla, y lo programamos durante 5 minutos, Tª 100ºC y velocidad 1. Como veis esto es lo que se puede hacer en una cacerola, debe hervir un poco la mezcla, habiendo quedada derretida la mantequilla por completo, os indicaré en el momento en el que habría que pasarlo a la batidora.

- Agregamos la harina y  programamos 20-30 segundos, velocidad 5. Para hacerlo a mano nos bastaría con remover bien con una cuchara de palo, hasta conseguir que quede bien mezclado y sin grumos, formando una bola al final. Antes del paso siguiente debemos dejar que enfríe un poco, que os quede templado.

- Ahora sí os hace falta pasar a la batidora, para poder añadir los huevos, como siempre uno a uno, batiendo bien entre adiciones, en la thermomix a velocidad 4, unos 10 segundos entre huevo y huevo.

- Transferimos la masa a una manga y con una boquilla medianamente ancha (yo los he preparado con las boquillas que uso para los frostings de los cupcakes), sobre la fuente de horno forrada con papel encerado formamos unos profiteroles pequeñitos, pegaditos unos con otros hasta formar un rectángulo como en este caso, o con la forma que queráis darle a la tarta.

- Horneamos unos 12-14 minutos con el horno precalentado a 200ºC,  tienen que quedar doraditos.

- Los dejamos dentro del horno apagado unos 5 minutos , los sacamos y dejamos que terminen de enfriar.

  Del relleno:

- Montamos nuestra nata.

- Una vez montada, añadimos el turrón poco a poco a trocitos muy pequeñitos hasta que nos quede firme y con picos todo el conjunto y el turrón quede bien integrado.

  De la tarta:

- Vamos alternando capas de masa choux con capas de la nata, aplicada en este caso con la misma boquilla con la que le di forma a la masa.

  Pues ya está, la única decoración son unos cuantos profiteroles que hice con la masa que sobró y glaseado de dos sabores, chocolate blanco y chocolate negro.


  Y mirad lo que ha pasado cuando he ido a revisar las fotos, a la vuelta para recogerlo todo me he encontrado con un plato vacío y dos cucharas usadas, que sepáis que estas cosas sólo pasan cuando está muy muy rico.

  Esto es todo, lo dicho, que el año que entra os traiga lo mejor a todos, y que disfrutéis la noche ya sea con la familia, en una fiesta o lo que sea. Muchísimos besotes.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Crepes and lemon curd layer cake

  Pues ya han pasado Noche Buena y Navidad, y no podía esperar más para enseñaros cómo quedó nuestro postre para esas fechas tan señaladas. No es la primera vez que preparaba esta tarta, ya lo hice para la mesa dulce que montamos cada año en el colegio para el personal, pero claro, esta tarta necesita foto del corte y no iba a estar bonito llevarla ya cortada.


  Así que mis hijos se quedaron con la pena de probarla y yo de cortarla, además de intrigada por saber si estaba realmente buena y por haber visto la cara de los comensales al cortarla, ya que supongo que esperarían una tarta normal con bizcochos y no una con tantas capitas.

  El caso es que había que repetirla sí o sí, así que desde el momento que la terminé decidí que sería nuestro postre para estos días, además mi idea es que el saborcito a limón resultaría ligero y fresquito después de tanta comilona.

  Pues debo decir que no me he equivocado en nada, para mis ojos queda preciosa al corte, además de que rica está un rato largo, y efectivamente el sabor a limón resulta reconfortante y ligero. Eso sí, si os decidís a prepararla tal y como yo la he hecho cortad raciones finitas, porque al ser tan alta con eso habrá más que suficiente.


  Ni más ni menos que 24 capas de crepes lleva esta tarta. La receta que os propongo es estupenda, y da para 4 crepes, os lo digo por si no queréis hacerla tan alta podáis hacer vuestros cálculos y así le dais la altura que queráis, porque os digo ya que he repartido tarta hasta para la vecina de mi madre...jajaja


  Eso ya os lo dejo a vosotras, hacedla tan alta como queráis, va a estar igual de buena. La que hice para el colegio era para muchos y no quería quedarme yo con las ganas de ver tal y como quedó entonces, por eso la he vuelto a repetir con tantas capas. Es de estas tartas donde lo bonito es el interior. También se puede quedar sin cubrir entera, pero yo quería ese efecto sorpresa cuando la hice la primera vez, y es que por fuera se ve enorme y altísima pero sin más, lo mejor está por dentro.


  Otra cosita, yo os pongo la receta de lemon curd que yo preparo, pero si no queréis trabajar tanto podéis comprarlo hecho, no es tan difícil de encontrar ya y está igual de rico. No os voy a engañar, esta tarta no es difícil de hacer, pero la elaboración sí es muy entretenida, sobre todo con tantas capas. Lo bueno es que se puede preparar con antelación, así que si os parece una buena opción para Noche Vieja podéis tenerla lista un par de días antes sin problemas.

  Ingredientes:

  Para los crepes (yo he utilizado esta misma receta multiplicada por 6):

* 1/2 taza de agua.
* 1/2 taza de leche.
* 1 taza de harina para todo uso.
* 1 cucharadita de extracto de vainilla.
* 2 huevos.
*  Mantequilla sin sal derretida (para engrasar la sartén).

 Para el relleno:

  Para Lemon Curd:

* 250 gr. de azúcar.
* La piel de 2 limones sin nada de la parte blanca.
* 120 gr. de mantequilla.
* 175 ml. de zumo de limón.
* 4 huevos.

  Para la nata:

* 3 tazas de nata vegetal.


  Preparación:

  De los crepes:

- Mezclar muy bien todos los ingredientes hasta que quede libre de grumos.

- Cubrir y refrigerar durante al menos una hora.

- Engrasar la superficie de la sartén.

- Verter 1/2 taza de la masa.

- Calentar hasta que empiece a hervir.

- Damos la vuelta y en unos pocos segundos lo tendremos listos.

- Para ir apilándolos y que no se peguen, colocar una hoja de papel encerado entre ellos.

  Del relleno:

  Del Lemon Curd:


  Lo preparé en la Thermomix, si queréis podéis hacerlo con antelación para que dé tiempo a que se enfríe. 

- Con el vaso y la cuchilla bien secos, vertemos el azúcar y pulverizamos programando 30 segundos, velocidad progresiva 5-10. Añadimos la piel de limón y repetimos la operación.

- Ahora añadiremos el zumo de limón, la mantequilla y los huevos, y programamos 20 minutos, Tª: 90ºC, velocidad 4.

- Guardamos en  el recipiente que queramos y dejamos enfriar.

  De la nata:

- Montar con las varillas en el vaso de la batidora hasta que nos salgan picos firmes.

  Cómo montar la tarta:

- Comenzamos con un crepe, añadimos una capa muy fina de lemon curd y a continuación otra fina capa de nata.

- Colocamos otro crepe encima y repetimos el proceso una y otra vez hasta que acabemos con todos los crepes.

- Una vez hecho esto, terminamos de cubrir la superficie y los lados de la tarta con la nata restante y decoramos a nuestro gusto. Yo por ejemplo le he puesto esos merenguitos de limón tan monos que le iban fenomenal al sabor de la tarta y muchos sprinkles dorados.


  Pues ya está, ya sé que la versión más extendida es con relleno de Nutella, pero creo que os propongo una alternativa igual de rica y menos pesada. Y ahora a pensar qué hago para Noche Vieja...jajaja...siempre maquinando como dice mi marido. Muchos besotes.

martes, 22 de diciembre de 2015

Slutty Brownie

  Ya me hubiera gustado aparecer antes por aquí, de hecho los que me seguís por Facebook habréis podido ver cómo he preparado una mesa dulce para el personal del colegio de mis hijos, pero aunque no lo creáis, he ido tan tan ajustada de tiempo que ni siquiera saqué tiempo para hacer fotos y poder contaros las recetas que he utilizado.


  Y como no quería que os las perdierais todas, pues he repetido al menos ésta para que podáis disfrutar de ella. Es un brownie un tanto singular porque realmente sólo tiene una capa de éste, pero el conjunto es una pasada.


  Tanto que de todo lo que preparé, que fueron unas cuantas cosas, mi hijo me dijo que a parte de la tarta, que sí, que también la voy a repetir porque será nuestro postre en Noche Buena, pues que este brownie era digno de repetir inmediatamente.


  Y es que ellos probaron un poquito de todo para que me quedara yo tranquila y pudiera ponerlo en la mesa con la total seguridad de que estaba rico. Y ha debido estarlo, porque el personal del colegio aún no para de decírmelo y eso que ayer hizo ya una semana desde que la puse, así que estoy muy satisfecha con el resultado.


  Pues ahí va la receta.

  Ingredientes:

  Para la capa de brownie:

* 10 cucharadas de mantequilla sin sal.
* 1+1/4 tazas de azúcar blanco (yo he usado caster sugar).
* 3/4 taza de cacao en polvo.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
* 2 huevos grandes.
* 1/2 taza de harina para todo uso.

  Para la capa de oreo:

* Tantas galletas tipo oreo como sean necesarias, una o dos cajas dependiendo de la marca que uséis y del molde que elijáis.

  Para la capa de masa de galletas:

* 1/2 taza de mantequilla sin sal.
* 1/4 taza de azúcar moreno (yo he utilizado dark brown sugar, pero un azúcar moreno normal valdrá).
* 3/4 taza de azúcar blanco (yo he usado caster sugar).
* 1 huevo.
* 1+1/4 cucharaditas de extracto de vainilla.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio.
* 1/2 cucharadita de levadura.
* 1 taza de chispas de chocolate semi-dulce.


  Preparación:

  De la capa de brownie:

- En un cacerola mediana, derretir la mantequilla a fuego medio-alto.

- Añadir el azúcar y el cacao en polvo una vez que se derrita la mantequilla.

- Batir hasta que se disuelva bien y retirar del fuego.

- Añadir la sal, la vainilla y los huevos uno a uno sin dejar de batir, hasta que los huevos queden perfectamente integrados.

- Añadir la harina y continuar batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea y reservar.

   De la masa de galletas:

- Batir la mantequilla y el azúcar en el vaso de la batidora a velocidad media.

- Añadir el huevo y la vainilla hasta que queden bien mezclados, raspando los lados del bol si es necesario.

- Agregar la harina, la sal, el bicarbonato sódico y la levadura y mezclar a velocidad baja hasta que todo se incorpore.

- Mezclar con el chocolate y reservar.

  Del conjunto:

- Precalentamos el horno a 180ºC.

- Cubrimos el fondo del molde con papel de aluminio y luego rociar el papel de aluminio con spray desmoldante.

- Verter la masa de galletas en el fondo del molde, presionando bien y cubriendo la base.

- Cubrir con na capa de galletas Oreo (odel mismo tipo).

- Verter la mezcla de brownie y asegurarse  de que queda uniforme.

- Hornear durante unos 40 minutos.


  Así a primera vista puede parecer una receta muy complicada, pero de verdad que no se tarda tanto en prepararla, y teniendo en cuenta el resultado yo creo que merece la pena un poquito de esfuerzo.

  Probablemente no aparezca por aquí hasta dentro de unos días, así que os deseo ya que paséis unos días estupendos disfrutando de vuestras familias y amigos celebrando estas fiestas. ¡¡¡Muchos besotes y Feliz Navidad!!!

sábado, 5 de diciembre de 2015

Christmas Cake

  Bueno, pues por fin puedo sentarme unos minutos para escribiros esta entrada que lleva esperando varios días. Vaya semanita!!! Si se volviera a repetir constantemente como el día de la marmota de la peli me daba algo.


  Empecé con una noche de trabajo el finde pasado de esas que te dan ganas de no volver a pisar el hospi nunca jamás, y no es que no las haya tenido peores, pero cuando vas ya agotada de casa se te hace aún más eterna de lo normal.







  Todavía cansada empecé con esta tarta falsa, cada año le llevo una a mi amigo Antonio para su tienda de ropa, y cuando todo parecía ir sobre ruedas y en las fechas previstas, pues resulta que encuentro que un ratón se ha colado en mi casa y os vais a reír de mí, pero me dan pánico, he pasado unos días sin pegar ojo hasta que al final lo hemos conseguido atrapar, y sabéis con qué, pues con fondant, el queso ni lo tocaba el canalla, se ve que le gustaba el dulce.


  Por fin pude entregar la tarta y ya tocaba hacer mis turnos de nuevo en el hospital, y cuando ayer después de trabajar la noche pensé que podría relajarme un poco con mi familia en el centro viendo las luces y esas cosas pues me llama mi madre desesperada la pobre, la vacuna contra la gripe ha tenido muy malos efectos este año, primero casi pilla una neumonía y después los antibióticos que ha necesitado le han provocado una gastroenteritis tremenda, así que me vine del centro sin ver nada y muy preocupada.


  Pude ponerle suero y alguna que otra cosilla más y se repuso bastante, pero después de intentar ingerir algo, desde luego nada de lo que yo le dije (ya sabéis cómo son las personas mayores, que hacen lo que les parece), pues la gastroenteritis seguía cebándose con ella, así que con el último bocado del desayuno pues allí otra vez hasta ahora que acabo de llegar a casa, por fin ha tomado algo y su cuerpo lo sigue reteniendo.



 Total, que como estoy esperando a que me traigan a mi hijo que se ha quedado en casa de un amigo a hacer un trabajo y después tengo que ir a comprar para planificar las comidas de la semana, pues estoy aprovechando estos minutos para tomar un café (que falta me hace) y escribir esta entrada.

  Si hasta mi marido me ha dicho cuando he bajado a comer con él y con mi hijo mayor que se me nota el agotamiento en la cara, y para él decirme eso...bufff...mejor ni me miro en el espejo hasta mañana, después de haber descansado un poco.


  No sé si así contado puede no parecer gran cosa, pero eso sumado a lo de todos los días. que si las comidas, que si ayudar y achuchar a los chicos con sus tareas, lo de la casa,..., a mí me ha parecido una semana muy muy muy larga. Y ando rogando que mi madre siga mejorando, si no, mañana me la llevo a que me la vea uno de los digestivos de la planta, porque ya no me queda nada que ponerle para mejorarla.



  Yo no sé de dónde saqué los minutos para hacer estas fotos, pero aquí están. Como podéis suponer, se trata de una tarta falsa, hecha con dummies y tan sólo con fines decorativos. Cada año procuro llevarle alguna y la planifiqué así para estas Navidades, en plan paisaje navideño.


  Y ya está, al menos he desfogado un poco contándoos mis penas, que digo yo que ya tendréis vosotras bastantes con las vuestras, pero hoy no podía dejar de contar las mías. Procuro ver siempre las cosas con optimismo, pero lo cierto es que esta no ha sido mi mejor semana, no es que pare mucho nunca, pero todas estas cosas sumadas al cansancio que ya llevaba acumulado pues me tienen hecha una verdadera pena.

  Así que os dejo ya que tengo que pensar en la lista de la compra y espero estar más alegre para la próxima entrada. Muchos besotes.

martes, 24 de noviembre de 2015

Tres Leches Cakes in jars

  ¡Qué difícil se me está haciendo sacar un ratito para hornear! Mira que lo intento y hasta lo planifico, pero siempre llega alguno de mis hijos con un imprevisto que hay que solucionar: Que si tengo un trabajo de esto o aquello, que si no me entero de estos ejercicios, que si se me ha roto alguna prenda,etc etc


  El caso es que quiénes somos las que estamos al quite en cada ocasión, pues eso, las madres. Así que a una no le queda más remedio que priorizar y sacar adelante lo más importante, y claro, lo que le gusta a una va cada vez más atrás hasta que se queda lo último en la lista.


  Pero el fin de semana, aún teniendo turno en el hospi me dije, ya está, ya no espero más, hoy me pongo. Así que el sábado preparé estos vasitos de pastel, los dejé reposar toda la noche y los acabé el domingo.


  Y ya aprovechando la coyuntura de que ahora los peques se están llevando la comida de casa al colegio, pues hala, postre especial para el lunes, que no creáis que se llevan un disgusto...jajaja


  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 2+1/4 tazas de harina para todo uso.
* 1+1/2 tazas de azúcar glas.
* 1 cucharadita de levadura o polvo de hornear.
* 1 pizca de sal.
* 1/2 taza de manteca vegetal.
* 1 taza de leche.
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* 2 huevos grandes.

  Para las tres leches:

* 360 gr. de leche evaporada.
* 420 gr. de leche condensada.
* 360 gr. de leche entera.

  Para la cubierta:

* Cerezas Marrasquino.
* Nata montada.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC.

- En un bol tamizamos juntos la harina, el azúcar, la levadura y la sal.

- En el  bol de la batidora mezclamos los ingredientes secos (a velocidad baja).

- Añadimos la manteca vegetal a los ingredientes secos y batimos a velocidad baja durante 2 o 3 minutos.

- En un bol mezclamos la leche, la vainilla y los huevos.

- A velocidad media vamos agregando lentamente la mitad de la mezcla de líquidos a los ingredientes secos y batimos bien.

- Poco a poco vertemos la otra mitad de los líquidos, mezclando hasta que nos quede todo bien integrado.

- Aumentamos la velocidad y batimos durante 30 segundo o hasta que la masa esté suave.

- Repartimos la mezcla en los vasitos (no más de 1/3 del tarro) y horneamos durante unos 30-35 minutos, o hasta que cuando insertemos un palillo, éste salga limpio.

- Una vez horneados los dejamos enfriar durante 30 minutos.

- En esa media hora aprovechamos y preparamos las tres leches vertiéndolas todas en la batidora y mezclando durante unos 20 segundos a velocidad media.

- Pasados los 30 minutos hacemos agujeros con un palo de borcheta en los bizcochos y repartimos la mezcla de leches entre los tarritos.

- Tapamos y dejamos refrigerar al menos 6 horas, mejor si es toda la noche,

- Cuando esté listo, añadimos la nata montada y las cerezas Marrasquino.


  Este postre tan popular en Sudamérica es una verdadera delicia, ya le tenía el ojo echado desde hace mucho y por fin le llegó su momento.  Espero que  vosotras también le echéis el ojo y os decidáis a probarlo, merece la pena. Muchos besotes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...