sábado, 14 de octubre de 2017

Terrorific Cake Roll

  Pues este año no estoy tan inspirada como otros, de hecho, se me han ido de la cabeza ideas que tenía pendientes de otros años. Pero bueno, llega Halloween y siempre me gusta hacer cositas especiales, que el año pasado un poco más y no hago ni una, llegué justita justita.


  Así el otro día me decía uno de mis compis cuando veía las decoraciones que por qué las ponía (le encanta el dulce, pero no los sprinkles): "Jabata, pues anda que no queda para Halloween". Y nada, pues toca explicar que si quiero poner estas recetas en blog pues que tengo que hacerlo con tiempo para que el que quiera pueda prepararlas para ese día.


  Y es que esto del blog es así, peor que los centros comerciales con la Navidad, hay que empezar pronto para tenerlo todo listo para las fechas previstas.


  Os decía que ando falta de ideas, y así, dándole vueltas recordé que hace mucho que no hacía un brazo gitano (aunque os lo ponga más fino en el título: Cake Roll). Hace tiempo vi uno hecho con té Matcha y me pareció que así conseguía el color verde sin necesidad de colorante y le daba otro saborcito. Y ya pues acompañaba con el naranja y el morado, colores muy típicos de esta celebración en  Estados Unidos.

  Ingredientes:

* 3 yemas de huevo.
* 3 claras de huevo.
* 1/4 taza de azúcar.
* 1/2 taza de harina para todo uso.
* 2 cucharadas de té Matcha.
* 2 cucharadas de mantequilla derretida.
* 1/2 litro de nata para montar (yo uso de la vegetal).
* Colorantes alimentarios (en este caso, naranja y morado).


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 220ºC y engrasamos y forramos con papel encerado una bandeja de horno.

- En el vaso de la batidora con las varillas montamos las claras de huevo, cuando ya estén espumosas vamos añadiendo poco a poco la mitad del azúcar que se indica en la receta, hasta que nos quede con picos firmes y brillante.

- Después, también con las varillas, batimos las yemas de huevo con la otra mitad del azúcar.

- Ya a mano y con nuestra lengua pastelera, mezclamos ambas con movimientos envolventes.

- Incorporamos la harina y el té Matcha (ambos tamizados) y la mantequilla derretida y seguimos con nuestros movimientos envolventes hasta que quede todo bien integrado.

- Vertemos la masa en el molde y horneamos durante 10 minutos.

- Una vez horneado, tendremos preparado un paño de cocina humedecido sobre el cual volcaremos nuestra plancha de bizcocho.

- Lo enrollamos con cuidado para que adquiera la forma y lo dejamos enfriar.

- Mientras, montaremos la nata, dividiremos por la mitad y le añadiremos los colorantes alimentarios.

- Ya frío, desenrollamos la plancha de bizcocho. Colocamos la nata montada que habríamos coloreado de naranja. Enrollamos con mucho cuidado.

- Cubrimos con la nata coloreada de morado.

- Decoramos al gusto y dejamos enfriar en el frigorífico al menos 2 horas.


  Como veis, no es una receta complicada, ni siquiera necesita de mucho tiempo y si tenéis alguna decoración comestible de Halloween se decora en un pis-pas.

  Hala, pues iniciamos la tanda de rectas para esa fecha que a mí me parece tan divertida. No lo puedo remediar, me gusta mucho y me parece una gran oportunidad para hacer cosas diferentes a las de todos los días. A seguir pensando en nuevas ideas, muchos besotes y hasta la próxima receta.

viernes, 6 de octubre de 2017

Spiced Chai Bundt cake

  Hoy os traigo una receta espectacular para estrenar este último molde de Bundt que me traje de nuestro último viaje. La receta es de Donna Hay, una editora de libros de cocina australiana muy conocida a nivel internacional.


  Lo mejor de todo es que la receta es sencillísima y el resultado alucinante. Lo preparé hace ya unos días y lo repartí entre el trabajo y la casa y a todo el mundo le ha encantado. Al llevar esas especias sabe a otoño (sí, ya sé que aún parece verano, al menos por aquí), así que te entra la estación por los sentidos (aunque haga calor).


  Y es un gustazo tener en un ratillo de nada un bizcocho que triunfa. A veces apetece hacer algo más elaborado, pero si te pilla un día de esos achuchados de tiempo pues esta es la opción perfecta.


  Yo le eché otros 5 minutos preparando un glaseado que le iba estupendo, pero si queréis ponerlo así tal cual, no necesita nada más. De hecho la receta original viene sin glaseado.

  Ingredientes:

* 1 cucharada de hojas de té Chai.
* 2 cucharadas de agua hervida.
* 2+1/2 tazas de harina.
* 2 cucharaditas de polvo de hornear.
* 2 cucharadas de especias de pastel de calabaza, si no lo tenéis como es mi caso, pues os cuento:
   - 3 cucharadas de canela molida.
   - 2 cucharaditas de jengibre molido.
   - 2 cucharaditas de nuez moscada.
   - 1+1/2 cucharaditas de pimienta de Jamaica.
   - 1+1/2 cucharaditas de clavo molido.
* 4 huevos grandes, a Tª ambiente.
* 1+1/2 tazas de leche.
* 1 taza de mantequilla sin sal, derretida.
* 2 cucharadas de extracto de vainilla.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 175ºC y engrasamos el molde.

- Colocamos el té Chai y el agua en un bol pequeño e infusionamos bien.

- En un bol grande mezclamos la harina, las especias, el polvo de hornear (tamizadas), el azúcar, los huevos, la leche, la mantequilla, la vainilla y la mezcla de té y batimos hasta que esté esponjoso.

- Vertemos en el molde y horneamos 30-35 minutos.

- Una vez horneado dejamos reposar en el molde 10 minutos.

- Desmoldamos y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla.

  Yo para rematar hice un glaseado con 2 cucharadas de té Chai y dos tazas de azúcar glas tamizada que no hay más que mezclar bien en el vaso de la batidora.


  Pues ya sólo me queda un molde por estrenar, que es Nordic Ware, pero no es para Bundt. A ver qué receta escojo para la ocasión, pensando en ella estoy. Bueno, en esa receta y en Halloween que lo tenemos a la vuelta de la esquina y hay que estar preparadas. Besotes y hasta la próxima entrada.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Brownie Marshmallow Crunch Bars

  La semana pasada os conté que me encontraba de maravilla (y por fortuna así continúo, aunque con un dolorcillo de espalda dando un poco de guerra), me apetecía preparar algo que reflejara mi estado de ánimo, lleno de color y alegría y salió lo que veis.


  La crema de nubes le aporta dulzor y suavidad y el chocolate y los cereales el toque crujiente. En el trabajo estaban un poco reticentes a probarlos con tanta cosa por encima, pero en casa donde sí que me conocen bien, mis chicos se lanzaron a comérselos de inmediato. Saben que si hago una combinación así de loca es porque funciona y así fue, les encantó.


  Es curioso el miedo que a veces nos impide probar algo nuevo, con lo fácil que es, y si no te gusta pues no comes más, que no estamos hablando de tirarse en paracaídas. Por eso me hace tanta gracia el anuncio ese sobre los prejuicios y los postjuicios, y es que es cierto que hasta que no pasamos por determinadas situaciones estamos llenos de ideas preconcebidas.


  Yo soy de las pesadas que siempre quiere que los chicos prueben a hacer  cosas nuevas, a veces puede ser muy gratificante, quizás otras decepcionante, pero cómo lo sabes si no lo intentas.

  Ingredientes:

  Para el brownie:

* 120 gr. de chocolate al 70% de cacao.
* 3/4 taza de mantequilla sin sal.
* 2 tazas de azúcar.
* 3 huevos.
* 1 cucharada de extracto de vainilla.
* 1 taza de harina (tamizada).

  Para la capa crujiente:

* Fluffy Marshmallow.
* 150 gr. de chocolate con leche.
* 1 taza de cereales crujientes.


  Preparación:

  Del brownie:

- Precalentamos el horno a 170ºC y engrasamos y cubrimos el molde con papel encerado.

- En un bol grande derretimos el chocolate junto con la mantequilla (yo tengo costumbre de hacerlo en el microondas).

- Añadimos el azúcar y mezclamos bien.

- Agregamos después los huevos y el extracto de manilla, volviendo a mezclar de manera que quede todo bien integrado.

- Por último la harina, batiendo hasta que quede bien incorporada en la masa.

- Vertemos en el molde y horneamos durante unos 30 minutos.

  De la capa crujiente:

- Una vez ya frío sin desmoldar, aplicamos nuestra capa de Fluffy Marshmallow.

- Derretimos el chocolate con leche, lo vertemos sobre la capa de crema de nubes.

- Finalmente rociamos con los cereales, yo he escogido éstos porque me encantaron los colorines por encima, pero los que tengáis por casa o más os gusten.


  En fin que espero que os guste el brownie y que os decidáis a probar cosas nuevas también, ya sea en la cocina o en otros aspectos. Ya ando preparando la receta de la semana que viene, os veo entonces, muchos besotes.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Brown Sugar & Sour Cream Pound Cake

  Tengo la certeza de que os va a gustar el bizcocho de hoy. Muy sencillo, sin grandes pretensiones, pero tierno y jugoso. No está relleno de nada, ni tiene trocitos de nada, pero por si sólo es estupendo para acompañar una sobremesa por ejemplo.


  Yo no me puedo resistir, así que al final le he añadido un poco de caramelo hecho casero por encima, pero eso como siempre os lo dejo a vuestro gusto. Ya sabéis que los gustos y la imaginación de cada cual pueden transformar una receta en otra completamente diferente.


  A veces me gusta revisar entradas del blog para no repetirme demasiado con tal o cual ingrediente o tipo de receta, y hoy releyendo alguna que otra entrada me he dado cuenta de esas etapas en las que he sido muy reivindicativa, a veces ha sido mejor o peor entendido, pero ahí están.


  Hoy me doy cuenta de lo tranquilita que me he quedado, de todo lo que he dejado atrás y de lo bien que me encuentro. Cuántas personas que hoy se dice "tóxicas" (yo siempre he dicho "con muy mala leche") he conseguido que desaparezcan de mi vida de una u otra manera...buffff...y no siempre ha sido fácil. En fin, que hoy cuando me he levantado me he sentido de maravilla y me apetecía compartirlo con vosotr@s.

  Ingredientes:

* 1 taza de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 1 taza de light brown sugar (lo de siempre, se puede encontrar en Carrefour, en la zona internacional, pero se puede sustituir por azúcar moreno normal).
* 1/2 taza de azúcar.
* 2 huevos grandes.
* 1 cucharadita de polvo de hornear.
* 1 cucharadita de sal.
* 1/4 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 2 tazas de harina para todo uso.
* 1 taza de nata agria.
* 1+1/2 cucharaditas de vainilla en pasta.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos nuestro molde (yo tengo costumbre de hacerlo con el spray desmoldante, pero si queréis con mantequilla pues ya está).

- En el bol de la batidora batimos la mantequilla y los dos tipos de azúcar a velocidad media. necesitaremos un par de minutos para que alcance una textura esponjosa y un aspecto pálido.

-  Añadimos los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos para que queden bien integrados en la mezcla.

- En otro bol tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, la sal y el bicarbonato.

- Agregamos la mitad de la mezcla de harina a la de mantequilla, batimos bien.

- Ahora añadimos la nata agria, batimos para que quede bien incorporada.

- Y para terminar la otra mitad de harina, tras la cual volvemos a batir hasta que nos quede una masa homogénea.

- Vertemos en el molde y horneamos unos 60-70 minutos, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar unos 15 minutos en el molde para después desmoldar y esperar que termine de enfriarse sobre una rejilla.


  Pues hala, ya tenéis receta nueva y me voy a disfrutar de mi tranquilidad planificando las cositas de mi casa, que mañana toca trabajar y me gusta dejarlo todo atado. Gracias a todos por seguir por ahí, al otro lado de la pantalla, muchos besotes y hasta la próxima entrada.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Scottish Pancakes

  Pues no es la entrada que tenía prevista para hoy, pensaba poneros la receta de otro bundt ya que había estrenado otro de esos moldes tan estupendos que os enseñé, pero cuando me he levantado el cuerpo me pedía hacer algo sencillo que le levantara a los chicos el ánimo ya que empiezan las clases.


  Comenzamos nueva etapa por fin, ya que el pequeño pasa al instituto y dejaremos a un lado ese colegio horrible que nos ha acompañado durante demasiados años. Pasamos página todos y dejamos atrás a esa gentuza que va de fina y educada, sólo hace falta rascar un poco para darse cuenta de lo que realmente son.

  Quienes seguís este blog desde hace tiempo sabéis que es como una terapia para mí, y hoy precisamente necesito desfogar y gritar a los cuatro vientos que mis hijos sufrieron acoso en su colegio y que el centro pasó olímpicamente de nosotros a pesar de nuestras denuncias, pero claro, es difícil combatir el bullying cuando los acosadores son los hijos del tipo de familias que ellos quieren en el colegio, asemejando las virtudes de estos niños con éxito y carisma, cuando en realidad son acosadores.


  Hicimos todo lo posible por caer bien, para que tuvieran en estima a nuestros hijos. A pesar de todo lo que veíamos tragábamos saliva y hacíamos hasta la pelota, pero tampoco sirvió de nada, allí si no tienes posición o no haces donaciones generosas no eres nadie. Y eso terminaron pagándolo nuestros pequeños.

  Pero todos callan, si hasta denunciando en Facebook y Twitter la gente no responde, no se indigna. Así que optamos por un cambio de centro y ha sido lo mejor. Rafa cambió por completo, ya no iba a clase cabreado y con desgana. Pasó a querer ir hasta los días de huelga, fijaos qué diferencia.


  Pues eso esperamos para nuestro pequeño también. Por eso he puesto ese cartelito junto a las tortitas: Goals (metas). Tenemos nuevas metas para este curso, acabar con el pasado ya por fin y olvidar lo sufrido. Pero necesitaba este último desahogo.

  Ingredientes:

* 200 gr. de harina.
* 1 cucharada de polvo de hornear.
* 1 pizca de sal.
* 1 cucharada de azúcar.
* 1 cucharadita de canela en polvo.
* 2 huevos.
* 300 ml. de leche.
* Mantequilla para engrasar la sartén.


  Preparación:

- En un bol combinamos la harina, la levadura, la sal, el azúcar y la canela.

- En el vaso de la batidora mezclamos los huevos y la leche a velocidad media-alta, hasta que estén espumosos.

- Agregamos los ingredientes secos en los húmedos y batimos hasta que quede todo bien mezclado.

- Dejamos reposar la masa unos 15 minutos.

- Engrasamos la sartén con la mantequilla, vertemos la masa dejando que crezca y comience a burbujear y cuando veamos que los filos de las tortitas comienzan a cuajar están listas para darles la vuelta.

- Unos segundos más por el otro lado, hasta que estén doradas y listo. Ya tenemos nuestras tortitas.


  Perdonad, quizás esperabais otro tipo de entrada para animar el finde, pero es lo que me sale hoy. Pero no os confundáis, es una entrada llena de nuevas esperanzas y con la alegría de un nuevo comienzo.

  No os he dicho nada de estas tortitas, pero creo que las imágenes dan muestra de lo esponjosas que son y ese toque de canela es lo mejor para mi gusto, además no necesita ingredientes raros que no podáis tener en vuestras despensas cualquier día. No dejéis de prepararlas ehhhh? Muchos besotes y hasta la próxima receta.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Peanut Butter Oreo & Cointreau Tiramisu

  Bueno, pues con el comienzo de curso que está ahí al lado y con la vuelta al trabajo ya casi estamos inmersos en la rutina. La verdad es que me da mucha pena porque habrá quien diga que por fin se vuelve a la vida normal, pero yo soy de las que prefiere tener en casa a los chicos y disponer de mucho tiempo libre..


  Supongo que si esto se alargara mucho más me terminaría cansando, pero de momento eso no ha ocurrido y afrontamos con resignación que hay que regresar. Tampoco con tristeza, porque al fin y al cabo nos podemos considerar afortunados y también hay que pensar que disponemos de mucho tiempo para hacer planes para las próximas vacaciones.


  Así que en estos días antes de la vuelta a las clases ahí andamos, aprovechando también para reorganizar un poco la casa. Que si quiero colgar unos cuadros, que si hace falta un armario allí, que si colgar esta planta allá, etc,... Y para alegrar un poco esas tareas pensé en hacer un postre especial y salió lo que veis. Un poco casual, porque sólo me quedaban Oreos de mantequilla de cacahuete y creí que había Amaretto, pero como que no; así que improvisé un poco y por suerte, con muy buen resultado.


  Ingredientes:

* 3 yemas de huevo.
* 60 gr. de azúcar.
* 30 ml. de agua.
* 30 ml. de leche.
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* 250 gr. de queso Mascarpone, a Tª ambiente.
* 180 ml. de nata para montar.
* 300gr. de galletas Oreo (en mi caso de mantequilla de cacahuete).
* 50 ml. de café espresso, fuertecito.
* 50 ml. de Cointreau (ni que decir tiene  que podéis usar Amaretto o el que os venga en gana).
* Cacao en polvo, para espolvorear.


  Preparación:

- En un cazo a fuego lento y con una varilla vamos revolviendo las yemas, el azúcar, l aleche y la vainilla durante unos 10 minutos. Hasta que el azúcar se haya disuelto y la mezcla haya engrosado.

- Retiramos del fuego y continuamos batiendo hasta que haya alcanzado la Tª ambiente.

- Mezclamos con el queso Mascarpone.

- En el vaso de la batidora montamos nuestra nata para incorporarla después a mano con la mezcla de las yemas.

- Dejamos unas cuantas Oreos reservadas para decorar y el resto las aplastamos, que queden bien machacaditas.

- En nuestros vasitos colocamos una capa de galletas trituradas, las rociamos con el café mezclado con el licor.

- Cubrimos con una capa de crema de queso y repetimos la operación para finalmente rociar con cacao en polvo y decorar con una de esas galletas que habíamos reservado.


  Pues ahí tenéis el postre un poco improvisado del finde pero rico rico. A veces si fuera por estas cosas no probaríamos nuevas combinaciones, así que está bien que pase de vez en cuando no? Muchos besotes y hasta la próxima receta.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Espresso Cake

  Pues hacía tiempo que tenía ganas de hacer un bizcocho de café, pero sólo de café, no mezclado con chocolate que suele ser lo habitual. Así que cuando encontré la receta me dispuse inmediatamente a prepararlo para mis compis de trabajo. 

  Sí, ya tocaba incorporarse a la rutina habitual. Se acabaron las vacaciones y aunque la verdad es que se me han hecho cortísimas (como a todos, supongo) empecé el día 1. Y también mi primera noche, bufff... mira que se olvida pronto lo mal que sienta trabajar de noche. Hoy soy un zombi andante con dolor de cabeza y de piernas y la tripa descompuesta.


  Es lo peor de mi trabajo, estos cambios de horario te dejan el cuerpo fatal. Quien no haya trabajado de noche nunca comprenderá cuál es la sensación. Así que bueno, quise al menos llevar un bizcohito para empezar bien la noche con el cafelito de rigor que tomamos cuando nos dejan después de preparar la medicación.


  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 1 taza de café espresso fuerte.
* 3 cucharadas de café instantáneo.
* 3 tazas de harina.
* 2+1/2 cucharaditas de polvo de hornear.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 2 tazas de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 2 tazas de azúcar súper-fina (o caster sugar, si no, pues azúcar normal).
* 1 cucharadita de vainilla en pasta.
* 4 huevos grandes a Tª ambiente.

  Para el glaseado:

* 2 cucharadas de café espresso.
* 1/2 cucharadita de café instantáneo.
* 1-2 cucharadas de leche entera.
* 1-2 tazas de azúcar glas, tamizado.


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos el molde.

- En un bol pequeño combinamos el café espresso con el café instantáneo. Reservamos.

- En un bol grande tamizar la harina, la levadura y la sal. Reservamos también.

- En el vaso de la batidora cremamos la mantequilla a velocidad alta durante aproximadamente 1 minuto.

- Agregamos gradualmente el azúcar y la vainilla y batimos hasta que la mezcla sea muy clara tanto en color como en textura., lo que nos llevará unos 3 ó 4 minutos.

- Añadimos ahora las yemas de una en una, batiendo bien entre ellas.

- Reducimos la velocidad y añadimos la mezcla de harina en tres veces alternando con la de café (ya fría) en dos veces, comenzando y terminando con la harina. Batimos hasta que nos quede una masa suave.

-  Ahora batimos las claras con las varillas hasta que formen picos suaves.

- Y con nuestra lengua pastelera, con movimientos envolventes incorporamos las claras montadas a la mezcla anterior.

- Vertemos en el molde y horneamos durante 70-80 minutos o cuando al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar en el molde durante unos 1o minutos ya fuera del horno. Pasado ese tiempo desmoldamos y dejamos que termine de enfriar sobre una rejilla.

  Del glaseado:

- Mezclamos los 2 tipos de café, la leche y el azúcar glas hasta obtener una mezcla suave. Dependiendo de las condiciones climáticas podremos necesitar más o menos leche o azúcar.

- Colocamos en una cacerola a fuego lento, sin dejar de remover hasta que esté caliente al tacto y sea fina.

- Vertemos sobre el bizcocho. Enfriará rápidamente y ya tenemos nuestro bizcocho de café listo.


  Tiene un sabor intenso a café y una textura magnífica, así que como siempre, cuando algo me gusta mucho tengo que recomendároslo; ya vosotras hacéis lo que queráis. Muchos besotes y hasta la próxima entrada.

sábado, 26 de agosto de 2017

Chocolate & Peanut Butter Bundt Cake

  No podía resistirme a estrenar este molde, ya sabéis que es superior a mí. Así que ahora os queda que ver alguna que otra receta de Bundt Cakes, porque me he traído unos moldes preciosos de nuestro último viaje. Quienes sigáis a Desirvientadas en Facebook ya habréis visto que he estado por Nueva York y los tesoritos que me he traído.


  Cuando vi éste por la web de William Sonoma sabía que cuando los tuviera delante no me iba a poder resistir. El que veis se llama Sky Line emulando el estilo Art Decó que caracteriza a muchos de los rascacielos de Nueva York, a mí personalmente me recuerda mucho al Chrysler que es uno de mis favoritos.


  Estuvimos hace unos 4 años mi marido y yo, ahora lo hemos repetido en familia y sólo puedo decir que no me arrepiento nada. Aquella vez nos pilló una ola de calor tremenda y aunque nos llevamos un buen sabor de boca del viaje, creo que no nos dejó disfrutar de la ciudad todo lo que habríamos deseado. En esta ocasión ambos teníamos la impresión de disfrutarlo todo mucho más y de verlo mucho mejor.


  También es verdad que cada vez que se ve una ciudad se lleva una visión distinta de la misma. Lo pude comprobar con París, he hecho 3 viajes completamente diferentes, el primero con compañeras del instituto, el segundo en pareja y el tercero en familia y cada vez me traía recuerdos diferentes. Y lo cierto es que creo que merece la pena tener experiencias diferentes en un mismo sitio.

  Ingredientes:

* 1 taza de mantequilla sin sal, a Tª ambiente.
* 2 tazas de azúcar.
* 1 taza de soft light brown sugar (lo que digo siempre, si no la encontráis, aunque ahora la hay hasta en Carrefour, pues azúcar moreno).
* 1 taza de mantequilla de cacahuete con chocolate (yo le he puesto ésta porque me la traje de Nueva York, pero la podéis sustituir por mantequilla de cacahuete normal y corriente, incluso poner media de mantequilla de cacahuete y media de nutella o lo que se os ocurra).
* 5 huevos a Tª ambiente.
* 1 cucharada de vainilla en pasta.
* 3 tazas de harina para todo uso.
* 1/2 cucharadita de polvo de hornear.
* 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
* 1/2 cucharadita de sal.
* 1 taza de leche.


  Preparación:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos nuestro molde, yo tengo la costumbre de hacerlo con spray desmoldante.

- En un bol grande tamizamos juntos la harina, el polvo de hornear, el bicarbonato sódico y la sal. reservamos.

- En el vaso de la batidora y a velocidad media cremamos juntas la mantequilla y el azúcar hasta conseguir que quede esponjoso.

- Ahora agregamos el azúcar moreno y la mantequilla de cacahuete con chocolate o la que uséis y continuamos batiendo a velocidad media hasta que nos quede una mezcla homogénea.

- Añadimos los huevos, como siempre, uno a uno y batiendo bien antes de añadir el siguiente.

- Llega el momento de la vainilla, volviendo a batri bien de nuevo.

- Y es ahora cuando agregamos los ingredientes secos que teníamos reservados alternando con la leche. La mezcla de harina la incorporamos en 3 veces, empezando y terminando con ella y entre medio la leche. Siempre debemos asegurarnos de que quede todo bien mezclado antes de añadir lo que toque.

- Vertemos la masa en el molde y horneamos durante unos 60 minutos o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Lo dejamos reposar en el molde ya horneado durante 15 minutos y desmoldamos para dejar que termine de enfriar sobre una rejilla.

- Espolvoreamos con azúcar glas.


  Sólo me queda deciros que desde que lo desmoldé estuve con la boca abierta mirándolo y mirándolo y es que nunca me canso de recordar esa ciudad, de mirar su sky line, de sentirte muy pequeñita en sus calles entre tantos rascacielos. En fin, que aunque creo que no volveré más no puedo dejar de disfrutarlo en mi cabeza una y otra vez. Muchos besotes y hasta la próxima receta.

sábado, 19 de agosto de 2017

Funkenküchle

  Pues ya sabéis que ando un poco curiosa en cuanto a repostería de otros países, ya no sólo me interesan los dulces ingleses o americanos. Disfruto aprendiendo a hacer otro tipo de dulces.


  No me pidáis que pronuncie el nombre de estos porque voy a ser incapaz y lo cierto es que tampoco os puedo contar gran cosa porque me ha costado encontrar información. Lo único que os puedo contar es que se trata de una especie de donuts que preparan en el Tirol austriaco el primer día de cuaresma tras el carnaval.


  Salen un montón y son bastante contundentes, así que mi recomendación es que si los preparáis congeléis los que sobran, los descongeláis antes de comerlos y les dais un toque de 20 segundos en el microondas a máxima potencia justo antes de servirlos.


  Ingredientes:

* 500 gr. de harina para todo uso.
* 125 ml. de leche.
* 14 gr. de levadura seca activa.
* 2 huevos.
* 80 gr. de azúcar.
* 70 gr. de mantequilla.
* Una pizca de sal.
* Aceite vegetal para freír.
* Canela y azúcar.


  Preparación:

- Vertemos la levadura en 50 ml. de leche tibia y dejamos reposar durante unos 10 minutos.

- En un bol grande mezclamos el azúcar y la harina. hacemos un hueco en el centro. Volvemos a mezclar y dejamos reposar 30 minutos.

- A continuación añadimos la mantequilla, la leche, los huevos y la pizca de sal. Amasamos enérgicamente y dejamos reposar la masa cubierta con film transparente durante 60 minutos.

- Vamos tomando piezas de esa masa haciendo bolas, que más o menos sea como una pelota que podamos agarrar bien. Las colocamos sobre una superficie enharinada y las dejamos levar de nuevo 30 minutos.

- Una vez pasado este tiempo en cada bolita tiramos de la masa desde el centro hasta el exterior, de manera que los bordes queden gruesos y en el centro una masa muy fina.

- Freímos en aceite caliente apartándolas tan pronto adquieren un tono dorado, dejamos que reposen un poco sobre papel de cocina y aún calientes espolvoreamos con azúcar y canela.

- Servir aún calentitos.


  La receta venía explicada de una manera escueta y en alemán, así que teniendo en cuenta eso y viendo diferentes fotos en la red creo que han salido bastante bien. Y ahí sigo, buscando nuevas recetas con las que experimentar y viajar por el mundo desde mi cocina.
Hasta la próxima entrada y muchos besotes.

viernes, 11 de agosto de 2017

Malted Guinness Chocolate Bundt Cake

  Este Bundt Cake lo preparé hace ya unos cuantos días, fue para despedirme de mis compis ya que empezaba mis ansiadas y necesitadas vacaciones. Y si normalmente llevo algo para acompañar el café de las noches, pues claro está que ese día no  podía ser menos.


  Quizás algún ingrediente os parezca un poco complicado, pero la verdad es que en este mundo globalizado en el que vivimos ya todo se encuentra con relativa facilidad, además siempre está ahí nuestro ingenio para sustituir ingredientes o cambiar lo que nos venga en gana, eso sí, siempre calculando que nos salga el bizcocho como es debido.


  El resultado es simplemente maravilloso, al final  va a saber a chocolate, pero un chocolate muy intensificado por el resto de los ingredientes. Merece la pena, sobre todo para esos amantes del chocolate. La textura final es tipo brownie, muy húmedo, con la consistencia justa para mantener la forma pero que después se deshace en la boca. Como veis, muy muy recomendable.


  Ingredientes:

  Para el bizcocho:

* 1 taza de Guinnes.
* 150 gr. de mantequilla sin sal.
* 60 gr. de chocolate con leche, cortado en trozos.
* 3/4 taza de cacao en polvo (más el que necesitemos para espolvorear el molde).
* 1/2 taza de Olvaltine (una mezcla de malta en polvo que se utiliza para disolver con la leche, tipo Cola-Cao pero con más ingredientes).
* 1+3/4 tazas de azúcar.
* 3/4 taza de crema agria.
* 2 huevos grandes.
* 1+1/2 tazas de harina para todo uso.
* 2 cucharadas de harina de maíz.
* 1/2 cucharada de bicarbonato sódico.
* 1/2 cucharadita de sal.

  Para el glaseado:

* 1+1/2 tazas de azúcar glas tamizado.
* 1/2 taza de crema de licor irlandés (vamos, Baileys, para aclararnos).


  Preparación:

  Del bizcocho:

- Precalentamos el horno a 180ºC y engrasamos nuestro molde, bien con mantequilla o con spray desmoldante, también lo espolvoreamos con cacao en polvo.

- En un cazo a fuego medio mezclamos la cerveza Guinnes, la mantequilla y el chocolate. Calentamos hasta que esté derretido y suave, removiendo ocasionalmente.

- Apartamos del fuego y mezclamos con el caco y el Ovaltine.

- Una vez bien mezclado, agregamos el azúcar y batimos. Ahora dejamos enfriar 10 minutos.

- Ya pasado este tiempo y ya en el vaso de la batidora agregamos la nata agria, batimos, y después los huevos, uno a uno, batiendo bien entre ellos. Reservamos.

- En un bol tamizar juntos la harina, la harina de maíz, el bicarbonato sódico y la sal.

- Agregamos los ingredientes secos a la mezcla anterior y batimos lo justo, sólo hasta que estén integrados.

- Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 70-80 minutos, al menos yo necesité eso, o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.

- Dejamos reposar en el molde durante 15 minutos antes de desmoldar para después dejar que se termine de enfriar sobre una rejilla.

  Del glaseado:

- En el vaso de la batidora y con las varillas vertemos la crema de licor y poco agregamos el azúcar glas batiendo a velocidad media. Si se quiere una textura más o menos espesa no hay más que añadir más azúcar glas o crema, según más te guste.


  La receta original venía con un frosting de Baileys que yo decidí cambiar por un glaseado para hacerlo algo más ligero, además empapa algo el bizcocho y enriquece el sabor. Así que no puedo deciros nada más para contaros lo rico que está, creo que agotado todos mis recursos. Ya si lo hacéis o no es cosa vuestra. Pensando ya en la siguiente receta, muchos besotes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...